martes, 7 de julio de 2009

FESTIVIDAD DE SAN FERMÍN, OBISPO Y MÁRTIR


Señor, Dios nuestro, que coronaste de inmortalidad al Obispo San Fermín, porque anunció tu palabra y sostuvo el combate de la fe hasta el martirio: Te rogamos que alcancemos también su mismo premio.
Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.


El nombre de este Santo proviene de "Firmus", el firme, el valeroso.
Nació en Pamplona, España. Lo convirtió a la fe San Honesto, un discípulo de San Saturnino, y lo consagró el Obispo de Toulose, el cual lo envío a predicar por Francia.
San Fermín construyó un templo en Amiens, y en esa ciudad convirtió a muchos paganos al catolicismo. Amiens recibió también el martirio por proclamar la fe en Jesucristo.
Predicó con mucho fruto en Navarra y más concretamente en Pamplona y logró dejar ahí muchos sacerdotes fervorosos, los cuales reafirmaron la fe católica en aquellas tierras.
Cuando marchó de allí, la mayoría de los paganos de la región, eran ahora católicos.
En Francia un gobernador lo encarceló, pero el pueblo invadió la cárcel y lo liberó.
Más tarde el jefe pagano de Amiens le ordenó que dejara de predicar la fe católica. Como Santo no quiso dejar de predicar la verdadera religión, entonces el gobernador ordenó que se le cortara la cabeza.
Y así obtuvo lo que más ansiaba en su vida : derramar su sangre por Jesucristo y llegar a ser mártir de nuestra Santa Religión.

No hay comentarios: