viernes, 2 de octubre de 2009

FESTIVIDAD DE LOS SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS

MEDITACIÓN SOBRE LOS SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS
I. Admira la bondad de Dios que ha destinado a un príncipe de su corte a que vele sobre tu conducta. Tu ángel de la guarda día y noche se mantiene a tu lado; te defiende contra el demonio y las tentaciones; te inspira santos pensamientos; te desvía del mal; intercede por ti ante Dios. Agradece a Dios la bondad que te demuestra al darte un conductor tan fiel y tan caritativo, y ve en esta gracia una prueba de la estima que tiene de tu alma. Agradece a tu ángel custodio por los servicios que te presta; pídele los continúe hasta tu muerte.
II. Ten profundo respeto por tu ángel y demuéstraselo todos los días con alguna oración. No mal trates, no escandalices a nadie; acuérdate de la palabra del Señor que te prohíbe escandalizar a los pequeñuelos, porque sus ángeles ven siempre el rostro de su Padre. Estos ángeles vengarán el daño que hicieres a quienes están a su cuidado. Si trabajas por convertir a algún pecador, ruega a su ángel custodio que te ayude. Honra a tu ángel de la guarda. N o hagas en su presencia lo que no harías en presencia de una persona respetable. (San Bernardo).
III. Considera a tu ángel custodio como al mejor amigo que tienes en este mundo. Él es fiel, no te abandonará en tus necesidades. Está infinitamente iluminado, consúltalo en tus dudas: no te engañará. Es poderoso para socorrerte: tiene más poder, más inteligencia y más fuerza que los hombres en quienes pones tu confianza. Escucha lo que te inspira. ¡Ah! si tuvieses un poco de fe, nada temerías, sabiendo que tu ángel está contigo.

Oh Dios, que con inefable providencia, te dignas enviar para nuestra protección a tus Santos Ángeles; concede a los que te imploran que seamos siempre defendidos por su protección, y gozemos eternamente de su compañía.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Indudablemente que mi angel guardian, muy a pesar de mi terquedad, me ha librado de muchas situaciones peligrosas, engañosas y gracias a él puedo decubrir la gracia inmensa de permanecer en la Iglesia y desear la Verdad, el Bien y la Belleza , que es Cristo.

Àngel dijo...

Precioso