martes, 6 de octubre de 2009

VESTIDURAS SAGRADAS. EL ALBA

El alba, significa la vestidura blanca que Herodes hizo poner a Jesús.
Los clérigos, después de ponerse el amito, se visten como segundo ornamento una túnica que los cubre de arriba abajo, y que, por ser siempre blanca, ha recibido el mismo nombre de su adjetivo en latín: Alba.
Es uno de los más importantes ornamentos litúrgicos. Proviene de la túnica blanca que llevaban los griegos y romanos en tiempo del Imperio.
El sacerdote al ponérsela dice la siguiente oración: Hazme puro, Señor, y limpia mi corazón, para que, santificado por la sangre del cordero, pueda gozar de las delicias eternas.
Místicamente nos recuerda la pureza de corazón que ha de poseer el que la lleva.

3 comentarios:

Àngel dijo...

Bueno en la actuliadad, ya no se suele usar el amito con el alba....

Me ha gustado mucho la oración...

Un abrazo

Benedicámus Dómino dijo...

Efectivamente, el Amito, al igual que muchas otras vestiduras sagradas, en estos tiempos que corren no están muy de moda, pero en cualquier caso, gracias a Dios, todavía son muchos los sacerdotes que las utilizan.
Un saludo y muchas gracias, Ángel.

Àngel dijo...

Yo he visto muchas veces usar el ámito en la Basílica de la Virgen, al vicerrector, para celebrar la misa con la Escolanía en Valencia.