martes, 15 de diciembre de 2009

VESTIDURAS SAGRADAS. EL MANÍPULO

El manípulo, significa las ataduras de las manos de Nuestro Señor Jesucristo al ser azotado.
El sacerdote, (y también el Diácono y el Subdiácono en las misas solemnes), lo lleva fijo sobre el brazo izquierdo.
El manípulo, que ha de ser del color litúrgico del día, debe tener en su centro, que viene encima mismo del brazo, una cruz que ha de besar el que lo lleva, tanto antes de ponérselo como después al quitárselo. Ordinariamente también suele ponerse una cruz a cada extremo, aunque no está propiamente mandado.
Espiritualmente nos recuerda las buenas obras y que los trabajos y el dolor ofrecidos a Dios serán espléndidamente recompensados.
La oración que el sacerdote pronuncia al ponérselo es: Merezca, Señor, llevar el manípulo del llanto y del dolor, para poder recibir con alegría el premio de mis trabajos.

No hay comentarios: