lunes, 15 de febrero de 2010

VESTIDURAS SAGRADAS. LA CASULLA

La casulla, significa el vestido de púrpura puesto a Jesús cuando le trataron en son de burla como rey.
Es el ornamento propio del sacerdote durante la celebración de la Santa Misa y el más importante de todos.
Esta palabra, que significa tienda, dado que la casulla es de tela, viene a indicar que, así como la vela de una tienda de campaña la cubre totalmente, de igual modo la casulla –que ha de ser de seda, del color litúrgico del día, y también ornamentada como sea posible- cubría totalmente al sacerdote, el cual sacaba la cabeza por la abertura que para tal fin había en el punto central del mismo, y los brazos por los lados, quedando alrededor de los brazos amplios pliegues. Para aligerar esta incomodidad los ministros asistentes ayudaban al sacerdote, sosteniéndole un poco la casulla cuando éste había de alzar mucho los brazos, como en la incensación y en la elevación. (De ahí ha quedado la costumbre de levantar la casulla por detrás en el momento de la elevación). Con el tiempo, y a fin de evitar esa molestia, se fue recortando la tela de los lados hasta llegar a las casullas que normalmente veis y que no llegan más que a los hombros.
Espiritualmente, la casulla nos recuerda el suave yugo de la ley del Señor.
La oración que reza el sacerdote al revestirse de ella es: "Señor, que has dicho: Mi yugo es suave y mi carga ligera, haz que lo lleve de tal modo, que consiga tu gracia".

No hay comentarios: