miércoles, 10 de marzo de 2010

VESTIDURAS SAGRADAS. LA DALMÁTICA

La dalmática es la holgada túnica de seda que corresponde al color litúrgico, y que es acortada en su parte inferior y abierta un buen trozo por los lados. La utiliza tanto el diácono como el subdiácono.
Se llama así por proceder de la Dalmacia.
Antes la dalmática era propiamente privativa del diácono; y el subdiácono, en lugar de dalmática, llevaba una pieza parecida, pero distinta, llamada tunicela, que solía ser un poco más corta y menos rica en sus adornos. Hoy son prácticamente iguales y tan sólo se distinguen por su ornamentación.
Se aconseja al diácono y al subdiácono que, al revestirse, recen una oración que a nosotros puede servirnos también para poner piadosamente a tono nuestro espíritu al verles revestidos de ella. El diácono reza: “Revestidme, Señor, con el ornamento de salvación y con el vestido de gozo; y cubridme siempre con la dalmática de la santidad”. Y el subdiácono: “Que el Señor me revista con la túnica del gozo y con el ornamento de la alegría”.

No hay comentarios: