martes, 10 de mayo de 2011

SANTO BAUTISMO TRADICIONAL EN PAMPLONA

El pasado sábado 7 de mayo, Festividad de San Estanislao, tuvo lugar en la Iglesia de las RR. MM. Agustinas Recoletas de Pamplona el bautizo de una recién nacida, hija de un joven matrimonio de feligreses de la Santa Misa Tradicional, a la que se impuso el nombre de María Isabel. El Bautismo, celebrado según el rito tradicional, fue conferido por don Jorge Arrasate, diácono navarro perteneciente al Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote.

Acudieron los familiares de la niña, además de un pequeño grupo de amigos, muchos de ellos feligreses también de la Santa Misa Tradicional. El rito comenzó en el atrio de la Iglesia, en el que se interrogó a los padrinos, se trazó sobre la niña la señal de la Cruz, y se le impusieron primero las manos y después se le dio a gustar sal bendecida.
Una vez dentro del templo tuvieron lugar los exorcismos y la renuncia a Satanás, tras la cual la niña fue ungida con el óleo de los catecúmenos. Tras la profesión de fe, el diácono bautizó a la niña y la ungió con el santo Crisma, después de lo cual se le impuso la vestidura blanca y se entregó a sus padrinos una vela encendida, en señal de la fe que ha de iluminar la vida de la nueva cristiana.
El rito terminó con el entrañable acto de la consagración de la niña a María Santísima, teniendo lugar ante la venerada imagen de Nuestra Señora de las Maravillas.
Todos los fieles pudieron seguir cómodamente el rito en su integridad gracias a un magnífico folleto dispuesto para la ocasión. Hay que agradecer a las RR. MM. Agustinas las facilidades para la celebración y la preparación de todo lo necesario para esta ceremonia, además de las atenciones recibidas por parte de don Santos Villanueva, párroco de la Iglesia de San Lorenzo de Pamplona, a cuya jurisdicción pertenece el convento de las Madres Recoletas.
Desde Benedicámus Dómino felicitamos de corazón a María Isabel, nueva hija de Dios, y a sus padres, padrinos y familiares, y hacemos votos por su fidelidad al Señor. La celebración del pasado sábado fue también, para todos los fieles del rito tradicional en Pamplona, un motivo de gran alegría y de esperanza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

FELICIDADES A LA NIÑA Y A LOS PADRES.