lunes, 21 de febrero de 2011

TEMORES Y SÚPLICA AL SANTO PADRE

En estos últimos días se están sucediendo una serie de rumores sobre la próxima aparición de una instrucción para la aplicación del Motu Proprio Summorum Pontificum. Uno de ellos apunta a que la próxima instrucción prohibiría a los Obispos ordenar sacerdotes y diáconos diocesanos por el Rito Tradicional, salvo permiso de Roma.
Ante el gran temor creado en numerosos católicos de todo el mundo, se ha lanzado una iniciativa internacional de súplica a Su Santidad el Papa, para preservar la integridad de los derechos que reconoce el Motu Proprio. Esta iniciativa que viene avalada, entre otras, por la prestigiosa web New Liturgical Movement ha alcanzado las más de 7000 firmas.
Creemos que la petición que se dirige al Santo Padre es muy oportuna, porque se le manifiesta afecto y gratitud por el Motu Proprio a la vez que se le suplica que mantenga los derechos reconocidos en el mismo.
Rogamos a todos nuestros lectores y amigos se ahdieran a la petición, firmando en el siguiente enlace.

SANTA MISA TRADICIONAL EN VALENCIA

Tal y como lo anunciamos hace unas semanas, y desde el pasado domingo 13 de febrero, la celebración de la Santa Misa Tradicional en Valencia ha adquirido carácter quincenal.
La próxima celebración tendrá lugar el domingo 27 de febrero a las 18.00 h. en la Iglesia del Real Monasterio de la Santísima Trinidad, situado en la C/De la Trinidad, 13 (junto al Museo de Bellas Artes).
En esta ocasión será el Canónigo P. Raúl Olazábal, Superior en España del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote el encargado de oficiar la ceremonia.

viernes, 18 de febrero de 2011

ORACIÓN UNIVERSAL DEL PAPA CLEMENTE XI PARA DESPUÉS DE COMULGAR

Creo, Señor, pero afirma mi fe; espero en Ti, pero asegura mi esperanza; Te amo, pero inflama mi amor; me arrepiento, pero aumenta mi arrepentimiento.
Te adoro como primer principio; Te deseo como mi fin último; Te alabo como mi bienhechor perpetuo; Te invoco como mi defensor propicio.
Dirígeme con tu sabiduría, conténme con tu justicia, consuélame con tu clemencia, protégeme con tu poder.
Te ofrezco, Dios mío, mis pensamientos para pensar en Ti, mis palabras para hablar de Ti, mis obras para actuar según Tu voluntad, mis sufrimientos para padecerlos por Ti.
Quiero lo que Tú quieres, porque Tú lo quieres, como Tú lo quieres, y en tanto Tú lo quieras.
No me inficione la soberbia, no me altere la adulación, no me engañe el mundo, no me atrape en sus redes el demonio.
Concédeme la gracia de depurar la memoria, de refrenar la lengua, de recoger la vista, y mortificar los sentidos.
Te ruego, Señor, ilumina mi entendimiento, inflama mi voluntad, purifica mi corazón, santifica mi alma.
Que llore las iniquidades pasadas, rechace las tentaciones futuras, corrija las inclinaciones viciosas, cultive las virtudes necesarias.
Concédeme, oh buen Dios, amor a Ti, odio a mí, celo del prójimo, desprecio del mundo.
Que procure obedecer a los superiores, asistir a mis inferiores, favorecer a mis amigos, perdonar a mis enemigos.
Que venza la sensualidad con la mortificación, la avaricia con la generosidad, la ira con la mansedumbre, la tibieza con la devoción.
Hazme prudente en las determinaciones, constante en los peligros, paciente en las adversidades, humilde en la prosperidad.
Haz, Señor, que sea en la oración fervoroso, en las comidas sobrio, en mis deberes diligente, en los propósitos constante.
Que me aplique a alcanzar la inocencia interior, la modestia exterior, una conversación edificante, una conducta regular.
Que me esfuerce por someter mi naturaleza, secundar a la gracia, observar Tu ley y merecer la salvación.
Dame a conocer cuán frágil es lo terreno, cuán grande lo celestial y divino, cuán breve lo temporal, cuán perdurable lo eterno.
Haz que me prepare para la muerte, que tema el juicio, que evite el infierno y que obtenga el paraíso.
Por Cristo Nuestro Señor. Amén

UN OBISPO ALEMÁN INVITA A LOS SACERDOTES DE SU DIÓCESIS A APRENDER A CELEBRAR LA SANTA MISA TRADICIONAL

Según informa Hoc Signo, Monseñor Josef Algermissen, Obispo de Fulda (Alemania), ha dirigido una carta a los sacerdotes de su Diócesis, invitando a todos y buscando un mínimo de seis de ellos, al aprendizaje de la Santa Misa Tradicional, a fin de poder atender las necesidades pastorales de los fieles que desean acogerse a esta forma litúrgica.
Todo un ejemplo episcopal de fidelidad a la Santa Iglesia.

lunes, 14 de febrero de 2011

LA ADORACIÓN AD ORIENTEM

A continuación les ofrecemos un interesante artículo que trata sobre la orientación litúrgica ad Orientem y San Juan Damasceno y que ha sido tomado del blog Lex Orandi.

"LA ADORACIÓN HACIA ORIENTE" EN LA EXPOSITIO FIDEI DE SAN JUAN DAMASCENO

El Padre de la Iglesia San Juan Damasceno, "Chrisorhoas" (Torrente de oro), último teólogo de la antigua Iglesia griega, Padre que concluye la época patrística oriental y Doctor de la Iglesia desde 1890, se hace eco de una tradición que lo precede y que él dice que viene directamente de los Apóstoles: Orar hacia oriente: "esta tradición de los Apóstoles no está escrita, pues nos transmitieron muchas cosas sin ponerlas por escrito", luego procede de la Tradición, en este caso de la Tradición oral.

La obra principal de este autor es la Fuente del conocimiento, que es el nombre colectivo de la obra que incluye: Capitula philosophica, Liber de Haeresibus y Expositio Fidei; contamos con tres discursos en favor del culto a las imágenes: Contra imaginum calumniatores, con las homilías pronunciadas en Jerusalén en la Dormición de Nuestra Señora: De Dormitione, junto a algunas más en ocasión de: el Santo y Gran Sábado, la Transfiguración, la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo y la Natividad de Nuestra Señora. Otras obras dogmáticas: Contra jacobitas (monofisitas) y De duabus in Christi voluntatibus (monoteletas), de contenido polémico-filosófico; además de un comentario casi completo a las Cartas de Pablo existe también los Sacra Paralella: extensa colección de textos bíblico-patrísticos, que se dice que el Damasceno fue el compilador.

En su Expositio Fidei escrita en el siglo VIII, al final de su vida, encontramos una gran síntesis de Teología, por eso ha sido llamada comentario al Credo, ya que toma la estructura del Símbolo Niceno-Constantinopolitano; consta de 100 capítulos que condensan todos los grandes misterios de nuestra fe. Al inicio cita Pr 22, 28 para asegurar que no transgredirá ni la Revelación ni la Tradición, (el canon 19 del Sínodo Truyano o Quinisexto, celebrado en Constantinopla el año 692, también usa esta cita bíblica en el sentido de que no se deben cambiar los límites de lo que los Padres han transmitido y la Sagrada Escritura ha revelado, por tanto, hace de la Tradición un patrón obligatorio), y se ciñe, en toda su obra, a citar literalmente los mejores maestros del oriente cristiano. Comienza con el apartado teológico propiamente dicho, continúa con la economía de la salvación, tratando así la vida íntima de Dios y la creación-creaturas, ya que si no sabemos, según el Damasceno, qué es el hombre no sabremos quién es Cristo; Cristo es tratado teniendo en cuenta los dos pilares: perfectus Deus-perfectus Homo. Posteriormente continúa con la Mariología y el culto a los santos, reliquias e imágenes.

En el Libro IV, nº 12, dice así:

"No por simpleza, no por casualidad adoramos hacia el lado de oriente. Por el contrario, prestamos una doble adoración al Creador ya que estamos compuestos a partir de lo visible y lo invisible, esto es, a partir de los intelectual y lo sensible. Así como salmodiamos con la mente y con los labios del cuerpo, también somos bautizados con agua y con Espíritu. Percibimos, pues, de un modo doble al Señor: participamos de los sacramentos y de la gracia del Espíritu Santo.

Puesto que Dios es luz intelectual (1 Jn 1, 5) y Cristo es llamado en las Escrituras sol de justicia (Ml 3, 20) y oriente (Za 6, 12; Lc 1, 78), por eso el oriente es el punto de referencia para la adoración. Todo lo bueno debe ser atribuido a Dios, por el cual todo bien es hecho bueno. Además dice el divino David: ¡Reinos de la tierra, cantad a Dios, salmodiad al Señor, a aquél que cabalga sobre los cielos de los cielos en el oriente! (Sal 67, 33-34).

Y aún dice la Escritura: Plantó el Señor un paraiso en el Edén, al oriente. Allí puso al hombre que había formado (Gn 2, 8). Al hombre, una vez que hubo pecado, lo expulsó y lo envió a habitar frente al paraíso de las delicias (Gn 3, 24): es obvio que habla del occidente. Así pues, tratamos de conseguir la antigua patria, y fijamos los ojos en ella, cuando adoramos a Dios.

También la tienda de Moisés tenía el velo y el propiciatorio al oriente (cf. Ex 26, 33-34). Además la tribu de Judá, en cuanto era la más noble, levantaba (su campamento) al oriente (cf. Nm 2, 3). Asimismo, en el famoso templo de Salomón, la puerta del Señor estuvo al oriente.

Por otra parte, también el Señor crucificado veía hacia el occidente, por tanto, cuando adoramos, fijamos los ojos en él. Cuando ascendió, subió hacia el oriente: así lo adoraron los apóstoles, y así vendrá, en la dirección que le vieron marcharse al cielo (cf. Hch 1, 11). Como dijo el mismo Señor: Como el relámpago sale por oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre (Mt 24, 27).

Así pues aguardamos a éste cuando adoramos hacia el oriente. Esta Tradición de los Apóstoles (el adorar hacia oriente) no está escrita, pues nos transmitieron muchas cosas sin ponerlas por escrito".

viernes, 11 de febrero de 2011

TRES NUEVOS DIÁCONOS PERTENECIENTES AL INSTITUTO DE CRISTO REY SUMO SACERDOTE

El pasado 30 de enero, Monseñor Burke, Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, confirió el diaconado a tres seminaristas del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote.
La ceremonia tuvo lugar en la capilla dedicada a la Inmaculada que dicho Instituto tiene en su seminario de Florencia.
Cabe destacar que entre los tres nuevos diáconos hay un español, concretamente navarro, nuestro amigo don Jorge Arrasate, al cual aprovechamos desde estas líneas para darle nuestra enhorabuena y desearle lo mejor en su servicio a la Iglesia.
A continuación y desde el siguiente enlace, podrán acceder a un amplio reportaje fotográfico de la ceremonia.

martes, 8 de febrero de 2011

UN OBISPO ASISTE A LA SANTA MISA TRADICIONAL EN MADRID

Este pasado domingo 6 de febrero, se celebró en la Iglesia del Tercer Monasterio de la Visitación de Madrid, donde regularmente celebra la Misa el Instituto Cristo Rey Sumo Sacerdote, la Santa Misa Tradicional por los cristianos que son perseguidos en Oriente Medio.
La Misa que fue oficiada por el canónigo P. Raúl Olazábal, Superior del Instituto en España, estuvo presidida por Monseñor Torres Oliveira, Obispo Emérito de Ponce (Puerto Rico), acompañado por su secretario particular Monseñor Espona.
A continuación les ofrecemos alguna fotografía de la ceremonia.